El mantenimiento de los neumáticos

Muchos factores influyen en la vida útil de un neumático: desde los propios componentes de las cubiertas y el almacenamiento previo a su venta, hasta la manera de conducir de su usuario, o la climatología y las características del pavimento por el que rueda. Por tanto, es muy difícil determinar un número estimativo de kilómetros. Sin embargo, al ser el nexo de unión entre el coche y la carretera, su papel en la seguridad es primordial.

1º.-Mantener correctamente los índices de presión aconsejados por el fabricante.Acudir a revisar la presión en cada cambio de tiempo, al comienzo del verano y al comienzo del invierno. Así garantizas que la mantendrás en su nivel óptimo para la temperatura ambiente.

2º.-Estar pendiente en todo momento de la aparición de vibraciones y ruidos, del desgaste anómalo (mayor por unas zonas que por otras), de cualquier comportamiento extraño detectado en una frenada. Puede que haya llegado el momento del cambio e incluso que nos avisen también de fallos en otros componentes relacionados con la seguridad.

3º.-Visitar el taller cuando los neumáticos lleven recorridos entre 15.000 y 20.000 km, se te aconsejará si debes cambiar la posición o sustituirlos.

Comprobacion presion neumaticos

Las escobillas limpiaparabrisas

Si las escobillas dejan zonas por barrer, originan extraños empañados, hacen ruido o saltos, ha llegado el momento de su reposición.

Aconsejamos como adecuado su cambio después del verano. No hay nada peor para sus componentes que las prolongadas jornadas de sol y las altas temperaturas.

Algunos modelos de coches incorporan detectores de desgaste muy útiles, esto hace que ya no sea una cuestión “cuándo cambiar los limpia” ya que el propio coche nos indica cuando.

El desgaste de las escobillas está relacionado con su uso frecuente o con las agresiones ambientales a las que están expuestas como el calor, las heladas, el polvo o la arena. De forma general, las escobillas duran entre 18 y 24 meses.

Los síntomas del desgaste de las escobillas del limpiaparabrisas son:

  • Si sientes rugosidades y/o cortes, al deslizar el dedo por el filo de la escobilla.
  • Si la superficie del parabrisas no queda totalmente limpia: Quedan estrías, zonas húmedas o zonas sin limpiar.
  • Si se producen pequeños saltos que provocan que la escobilla no deslice suavemente sobre el cristal.
  • Si se escuchan ruidos durante el funcionamiento de la escobilla.
escobillas-limpiaparabrisas-lluvia

¿Cual es el destino de nuestros neumáticos?

El incendio del vertedero de neumáticos de Seseña (Toledo) ha despertado dudas en la sociedad sobre el destino y usos finales de los neumáticos en España (330.000 millones de toneladas anuales), cuyo reciclaje es solo posible gracias a las tasas que pagan los consumidores.

Cuando se cumple una semana del desastre ecológico de Seseña, se plantean preguntas acerca de si actualmente puede repetirse un suceso similar y si son eficaces las tasas que el consumidor desembolsa para asegurar el adecuado tratamiento del residuo.

neumaticos-usados02Actualmente, el reciclaje de este tipo de material tiene un gasto elevado, entre otras razones por su transporte y, desde 2006, cuando se aprobó el real decreto sobre gestión de neumáticos usados, un consumidor abona algo más de un euro por la rueda de un turismo, explican a EFE desde el Sistema Integrado de Gestión de Neumáticos Usados (Signus).

Signus, uno de los dos sistemas integrados de gestión de neumáticos existentes, responde en un decálogo a las dudas más frecuentes que se están formulando a raíz de esta catástrofe.

1.- ¿Cuánto paga un consumidor para el correcto reciclaje de su neumático?

La gestión de los neumáticos fuera de uso tiene un coste y lo asume el consumidor al comprar uno de reposición (no los que vienen con los coches nuevos). El importe se calcula en función de lo que cuesta su gestión ambiental una vez acabada su vida útil.

Las tarifas van desde los 80 céntimos de la rueda de una moto, a los 1,3 euros de un turismo, los 2,3 euros de una camioneta o los más de 11 euros del de un camión.

2.- ¿Es un residuo peligroso?

La ley de residuos y suelos contaminados define “residuo peligroso” como aquel que presenta una o varias características de peligrosidad. Los neumáticos están fuera de la lista de materiales peligrosos recogidos en la norma.

3.- Sin embargo, ¿resulta contaminante?

No es un residuo tóxico, la contaminación que produce es básicamente paisajística aunque las acumulaciones cuando su almacenamiento no se hace de un modo ordenado y adecuado, como que no se encuentre expuesto a la intemperie, puede provocar la proliferación de insectos.

4.- ¿Cómo se recogen y gestionan?

Los talleres los almacenan hasta que acumulan un número mínimo y solicitan su recogida gratuita. Después son llevados a las plantas de clasificación para separar los que pueden ser reutilizables, bien en el mercado de ocasión bien siendo recauchutados.

Otros van a plantas de transformación para convertirlos en materiales para la construcción de carreteras, suelos de parques infantiles, rellenos de campos de fútbol de césped artificial, calzado o combustible sólido recuperado.

En estas instalaciones el primer paso es triturar los neumáticos en trozos de diferentes tamaños sin separar sus tres principales componentes: acero, textil y caucho. Para obtener estos tres componentes se realiza un nuevo proceso (granulación).

5.- ¿Cuál es su destino final?

En 2015, el 15 % de los neumáticos recogidos por Signus se destinaron a la reutilización (24.305 toneladas), bien para su recauchutado o para venta de ocasión.

El resto se destinó a su reciclaje y valorización (quema): 99.103 toneladas se convirtieron en material granulado (sobre todo rellenos de campos de fútbol y suelos de seguridad de parques infantiles), 100 toneladas para obra civil, 62.878 toneladas de neumático triturado se usó para la fabricación de cemento, 2.731 toneladas en generación de energía eléctrica y 921 toneladas en procesos de pirólisis.

6.- ¿Hay muchos más vertederos como el de Seseña?

Hay todavía una docena de depósitos históricos anteriores a la entrada en vigor de la regulación de la gestión de los neumáticos fuera de uso (2006) pero son casos en la mayor parte controlados por las CCAA, que son quienes tienen competencia sobre ellos y que en algunos casos ya tomaron las medidas adecuadas para su gestión.

7.- ¿Por qué siguen existiendo este tipo de depósitos?

Son acumulaciones anteriores a la entrada en vigor del mencionado real decreto a través del cual la responsabilidad de garantizar la correcta gestión recae en quien lo vende. Antes era de los poseedores, casi siempre talleres que tenían que buscar la forma de sacarlos de sus instalaciones normalmente pagando a un gestor.

8.-¿Hay neumáticos fuera de control?

Hoy todos los neumáticos de reposición que venden las empresas adheridas a Signus se gestionan adecuadamente. Sin embargo, existen flujos no regulados específicamente, como los procedentes de los vehículos de desguaces y los de gran envergadura de maquinaria industrial.

9.- Inhalar el humo de un neumático quemado ¿es muy perjudicial para la salud?

Respirar humo de una combustión incompleta es perjudicial por sus componentes en micro sólidos (inquemados y cenizas), CO2 y a veces CO. Los análisis efectuados de las emisiones de las cementeras muestran que la combustión a 1.200 grados no deja componentes perjudiciales para la salud.

10.- ¿Hay capacidad para gestionar los volúmenes generados?

En superior a la necesaria: 380.000 toneladas anuales frente a las aproximadamente 330.000 que se producen